Productividad.
El sorgo
es seguro.

El sorgo es el cultivo que sube, sube, sube…

El sorgo, 5º cereal mundial con más de 40 Mha, forma parte desde hace decenios del paisaje agrícola. Poco cultivado en Europa (lo que obliga a esta a ser una gran importadora), el sorgo tiene sin embargo todas las cualidades para desarrollarse en nuestro continente.

Unas ventajas agronómicas y edafoclimáticas únicas:

El período de vegetación bastante corto, que hace de él un buen cultivo intermedio, la capacidad de implantación en cualquier tipo de suelo, la sobriedad en insumos y la adaptación al calentamiento climático.

Control de riesgos

Al diversificar sus producciones gracias al sorgo, los agricultores disponen de un cultivo complementario que presenta numerosas ventajas frente a distintos altibajos (clima, parasitismo, fluctuación del curso de materias primas…). A este respecto, el sorgo es un cultivo fiable.

Un potencial de rendimiento en aumento:

En granos, 7 t/ha en Italia, entre 5 y 6 t/ha en Francia, rendimientos de más de 10 t/ha observados con regularidad en situaciones con un adecuado suministro de agua (pluviometría o irrigación) y, en los países de Europa del Este, unos importantes aumentos del rendimiento fáciles de alcanzar gracias a las variedades híbridas… Ofertas genéticas para todas las regiones: sorgo en grano, sorgo forrajero monocorte y multicorte… gracias al dinamismo de los seleccionadores europeos, la creación varietal responde a todas las necesidades de los agricultores y a todos los mercados.

Otras ventajas

Medio ambiente

Agua

Usted y el sorgo. 
¡Díganos todo!

2o Congreso Europeo del Sorgo